Empezando por el nivel municipal, base de la vida civil, donde la política debe recuperar la relación humana y personal, los programas propuestos buscan promover que los ciudadanos se involucren con el objetivo de incidir en las políticas públicas.

Es decir, que los temas importantes para la sociedad puedan ser debatidos, y que se ejerza un control ciudadano de las decisiones públicas.

Proponer, generar diálogo y participación, no para entorpecer la acción de gobierno, sino para enriquecer las propuestas y ayudar a transparentar la gestión pública en beneficio de todos.